Maggie Stiefvater: «Me imagino la escritura como un viaje en carretera»

1.288 views
entrevistamaggiestiefvater

Maggie Stiefvater es una autora reconocida y muy querida en España, aquí os dejamos la entrevista que le realizó nuestra compañera Soraya Arán Zafra con motivo de su visita a España.

¿Cómo está yendo el viaje? ¿Estás emocionada por conocer España?

Sí, nunca antes había estado, esta es mi primera vez, y es muy bonito.

¿Qué es lo que más te ha gustado? ¿Hay algo que te haya sorprendido?

No sé si sorprendido es la palabra, pero lo que me ha gustado más son los españoles, todos los que he conocido han sido muy simpáticos y enseguida me han hecho sentir como en casa.

Nos gustaría saber cómo trabajas. En España tenemos una expresión: ser una escritora de mapa, que lo planea todo antes de empezar, o de brújula, que escribe a medida que le llegan las ideas. Así que, ¿eres una escritora de brújula o de mapa?

Uy, me encanta esa expresión. Creo que no soy ninguna de las dos todo el tiempo. Todo lo que necesito saber es hacia dónde voy. Para poder empezar necesito saber cuál va a ser la escena final. Me lo imagino como un viaje en carretera. Porque si no sé adonde voy, simplemente me subo en el coche y conduzco y conduzco y sigo conduciendo. Lo que más me gusta es saber adónde voy, pero no tengo que seguir un mapa, puedo dar vueltas. No me importa ir dando vueltas, pero tengo que saber adónde me dirijo. Así que supongo que soy una mezcla de mapa y compás.

¿Qué es lo más bonito de escribir, lo que más te gusta de todo el proceso?

Lo que más me gusta de escribir es ese momento en el que por fin puedo leer mi trabajo como una lectora más. Normalmente estás tan pegada a tus propias palabras que no te puedes olvidar de que eres tú quién escribe. Pero a veces cuando estás escribiendo muy rápido, o cuando estás releyendo algo que escribiste muy rápido, es como si estuvieses leyendo una historia escrita por otra persona y entonces piensas: «¡Guau, sí que es buena esta historia!» Me encantan esos momentos en los que me olvido de que soy la escritora y puedo disfrutar la historia. Si lo pienso de forma egoísta, eso es lo que más me gusta de escribir.

Pero lo que más me gusta de cuando el libro está ahí fuera es cuando alguien me dice que mi novela les ha hecho leer otros libros, es algo maravilloso.

Desde que empezaste a escribir hasta ahora, ¿cuál es el mayor obstáculo que te has encontrado?

Probablemente, tener los ojos del público fijos en mí mientras escribo, que mis lectores tengan expectativas, ese es el mayor desafío. Esas expectativas me dejaron completamente paralizada cuando estaba escribiendo el final de la trilogía Los lobos de Mercy Falls, porque había tanta gente contándome qué es lo que esperaban que ocurriese, y siempre he sido muy buena superando mis propios retos, pero aquí se trataba de superar los retos de otros, por lo que fue muy difícil.

¿Alguna vez has tenido un bloqueo creativo? ¿Qué haces cuando te encuentras con una página en blanco y no sabes qué hacer con ella?

En realidad, me encanta el bloqueo del escritor. Va a sonar un poco raro, pero cuando me bloqueo, ese es el modo que tiene mi subconsciente de decirme que he tomado el camino equivocado, porque cuando empiezo sé qué tipo de libro quiero escribir, es lo primero que tengo que saber, además del final. Así que cuando me desvío de ese camino, lejos de mi objetivo, empiezo a ir más despacio, y más despacio, y al final paro porque estoy bloqueada. Y cuando ya no puedo moverme más, vuelvo a leer la parte en la que empecé a desviarme, me deshago de todo lo sobrante y vuelvo a mi camino original.

Para mí el bloqueo del escritor es muy importante, no sólo porque es señal de que sé qué tipo de historia quiero escribir, si no aún más importante, porque me dice cuándo he dejado de contar esa historia.

Desde que escribiste Ballad, la primera parte de tu saga sobre hadas, ¿cómo crees que ha evolucionado tu trabajo?

Siempre aprendo algo diferente en cada una de mis novelas, y si dejase de mejorar en cada una que escribo, para mí ese sería el momento de dejar de escribir. Yo diría que de lo que más he aprendido desde entonces es cómo construir personajes.

En aquel momento no era capaz de escribir The Raven Boys porque no podía hacer tantos personajes diferentes.

¿A qué escritor, vivo o muerto, te gustaría parecerte?

Me hacen mucho esa pregunta, y me resulta muy extraño contestar porque cuando empecé seguía este consejo: «Escribe el libro que querrías ver en la estantería pero que no puedes encontrar en ella». Eso significa que no querría parecerme a ningún otro escritor, porque el libro que quiero escribir no tiene que estar en ninguna estantería.

Dicho esto, cuando era pequeña me gustaban muchísimo los libros de Diana Wynne Jones porque escribe fantasías que ocurren en el mundo real, y a veces son serios y a veces son divertidos. Ese es el tipo de escritora que quiero ser, que mis libros sean serios y te hagan sentir emociones serias, pero que también sean divertidos.

Qué pregunta te gustaría que te hiciesen en una entrevista y nadie más te ha hecho?

Mmmm, no sé, es como una adivinanza. Me encanta cuando la gente me pregunta dónde descubrí la mitología.

Cuando era niña solía ir mucho a la biblioteca, y lo primero que hacía mi madre en cada sitio nuevo era llevarnos a la biblioteca y hacernos el carnet. Lo genial de las bibliotecas es que puedes entrar y llevarte libros gratis, libros que serían demasiado caros como para comprarlos, y en una de ellas encontré una sección de mitología que estaba llena de libros caros. Recuerdo que me llevé una enciclopedia con un montón de hadas horribles y malvadas, que contaba todas las cosas horribles y malvadas que hacían, y fue entonces cuando me enamoré de la mitología y las hadas.

Hablando de hadas, ¿cómo va tu saga sobre hadas? ¿Vamos a ver pronto el final de Ballad y Lament, o se publicará después de que termine The Raven Boys?

En realidad ya he terminado de escribir la última novela, y cuando se la mandé a mi editor, me dijo: «Está bien, vamos a trabajar con esto», y yo le dije: «No, no, no, ‘bien’ no es suficiente», y se la tuve que quitar. Pero técnicamente está terminada, y espero encontrar tiempo para editarla durante la próxima primavera, de modo que no saldría hasta 2015.

Es el final de la saga y quiero que los lectores estén contentos con cómo acaba todo.

¿Qué hay de tu música? Porque me encanta, a veces incluso más que tus libros, he escuchado tus canciones con Ballynoola, ¿pero alguna vez has pensado en componer más de un par canciones para tus libros?

Antes de nada, me encanta que me preguntes por esto. Cuando estaba en la universidad pensé en intentar forjarme una carrera escribiendo bandas sonoras de películas, pero era un mundo muy competitivo, así que decidí centrarme en una sola cosa, y la escritura era lo más importante para mí. Así que ahora me encanta tener la oportunidad de componer música además de escribir libros. Y sí, a menudo lo he pensado, de hecho he entrado ya en el estudio con mi hermana unas cuantas veces a hacer cositas, y siendo sensatas, hemos dicho a la gente que vamos a intentar producir un álbum, con suerte para el año que viene, así que ya veremos.

Vamos a cambiar de tema: si pudieses ser uno de tus personajes por un día, ¿quién serías?

No sé si quiero ser ninguno de mis personajes, porque a todos les pasan cosas horribles. No es verdad, no, creo que sería George Holly, tiene una vida muy agradable en The Scorpio Races, para poder hacer turismo y visitar la isla.

Esta es un poco difícil: ¿qué crees que anima al ser humano a escribir?

Creo que así es como nos defendemos del mundo, es interesante que todo el mundo cuente historias, y es divertido que, cuánto más difícil es aceptar la verdad, más propensos somos a mentir. Y las mentiras, eso es una historia aparte: si un niño rompe una lámpara, y le descubren, se inventará una historia increíble para contarte qué ha pasado, en lugar de contar la verdad. Cuando se produce algún suceso traumático, y alguien cuenta la historia de lo ocurrido, esta será muy diferente de la realidad, porque en la mente se cambian muchas cosas para hacerla más fácil de asimilar. Eso es lo que hacemos, contar historias para que la realidad sea más fácil de asimilar.

¿Cuáles crees que son los ingredientes de un buen libro? ¿Hay algo que siempre esté presente en tus libros?

Para mí, sin duda alguna, lo más importante en un buen libro son los personajes. Eso es lo que recuerdo cuando cierro el libro. No me importa si el argumento es súper loco, si me enamoro de los personajes cuando leo un libro; eso es lo único que me importa, que cuando lo cierre me acuerde de ellos.

Nuestras preguntas express:

Un libro. Uno de esos volúmenes de cómics de Calvin y Hobbes en los que encuadernan juntas todas las tiras y puedes escoger un volumen. Siguen siendo cómics, pero parecen más profesionales porque están en forma de libro.

Un postre. Una cookie de chocolate.

Un día perfecto. Un día de paseo en un lugar salvaje en el no haya estado nunca nadie.

Una canción. Nowhere, de Quila, es una pieza lenta que da la sensación de estar en un sueño.

Una foto. La foto del lugar salvaje.

Un animal. Un cuervo, son muy inteligentes y tienen sentido del humor.

Un objeto. Un boli.

porsorayaaz

Publicada originalmente en el número 8 (octubre, 2013).

Seguro que también te interesa...

0 thoughts on “Maggie Stiefvater: «Me imagino la escritura como un viaje en carretera»”

Deja un comentario


¡Deseando ver!

Categorías